Suicidio en el Morro

El morro de Arica es un monumento del orgullo de la ciudad, hito histórico que recuerda la valentía y bravura de quienes lo tomaron teniendo todo en contra… esto es rememorando una guerra cruenta, que ha dejado heridas entre los habitantes de los países involucrados; y aunque el comercio e intercambio es constante en esta zona fronteriza, se producen sentimientos encontrados en la gente, porque aunque se materializan amistades y apoyos solidarios, también existen resentimientos muy arraigados.

Este famoso terreno elevado que está mirando el mar, también produce la manifestación de los sentimientos más oscuros, y ahora, por una imagen publicada en los medios de comunicación, todos hemos sido testigos del suicidio de un hombre en este lugar. Tal vez si no fuera por lo que significa el Morro para la ciudad, una persona dominada por tal pérdida de control, dominado por sus bajas pasiones, no lo elegiría para llamar la atención en este acto de locura, involucrando a todos a su alrededor… a toda la ciudad.

¿Qué puede llevar a una persona a esta autoagresión definitiva?

Las teorías pueden ser múltiples, pero quienes han intentado alguna vez quitarse la vida, son más de lo que quisiéramos asumir, y el porcentaje de quienes lo han pensado como posibilidad resulta abismante. Tanto que a OMS (Organización Mundial de la Salud) ha declarado que en 20 años, la depresión se convertirá en la enfermedad que más padecerán los seres humanos, superando al cáncer y los trastornos cardiovasculares, así para el año 2030, será la enfermedad más común de nuestro planeta.

Puede que alguien llegue a este extremo por la pérdida del sentido de vivir, o por la idea errónea de terminar con la tremenda y constante angustia, o por la intensión de castigar a otros… mucho se puede decir de las tremendas dificultades por las que una persona puede pasar, por no saber enfrentar los dolores y las pérdidas, o por no saber pedir ayuda a quien sea realmente un apoyo objetivo, además de comprensivo;  por no saber adaptarse a los cambios, o por no tomar decisiones firmes según  principios sólidos.

Como sea, está claro que es una determinación definitiva, que va en contra de la Vida misma, de la Vida en sí. Porque desde la Salvación que Cristo Jesús trajo a todos por igual, tenemos una porción de Dios en nosotros que es sabia, objetiva, pura, de Luz… nuestro Espíritu. Por lo tanto al hacer un acto de autodestrucción como el suicidio, es cuando el Espíritu no ha tenido posibilidad de ser escuchado, y se han escuchado inducciones que ni vienen de la Luz, ni de la vida, sino que de lo más bajo de la persona, de sus bajas pasiones, odios e iras…

Hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, y esa semejanza es el Espíritu que nos vive, la chispa de Dios que nos permite ser vivos… el suicidio va en contra de lo más puro en nosotros, en contra del espíritu de Dios que vive en cada uno de nosotros… el suicidio es agredir a Dios mismo.

About these ads
Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: